El dormitorio: nuestro refugio

Pablo 1 noviembre, 2014 0


descarga (43)

Mucha gente hace la mayor parte de su vida en el dormitorio en vez de en el salón, por lo que se convierte en imprescindible hacer de él un lugar cómodo, práctico y hogareño en el que podamos hacer algo más que dormir.

En este nuevo artículo les propongo decorar un  dormitorio de dimensiones medianas, un espacio en el que quepa algo más que la cama pero tampoco el de un palacio.

El mueble imprescindible en este espacio es la cama. Yo, personalmente, siento una gran debilidad por la mezcla de forja y madera en el mobiliario, clásico y muy perdurable en el tiempo,  de esta habitación y es por este motivo que tomaré como base este estilo para decorar el dormitorio.

En el centro de la estancia colocaremos una cama de forja y madera (forja en patas y parte del cabecero y madera en el resto del cabezal) que cubriremos con ropa de hogar discreta y elegante, a tono con el estilo del resto de la habitación.

Sería perfecto tener un vestidor pero, seamos sinceros, no todo el mundo lo posee por lo que buscaremos un armario que conjunte con el estilo sobrio del lecho, un mueble lo suficientemente amplio como para acoger toda nuestra ropa, tanto de hogar como de vestir y que colocaremos en la pared opuesta a la ventana de la habitación.

Completaremos la decoración con una cómoda en madera. Yo elegiría una que tuviera el tablero superior de un color claro, incluso de mármol o imitación, para darle al dormitorio un último toque de distinción que completaremos con las cortinas conjuntadas con la ropa de cama.

En esta ocasión me he decantado por un estilo mucho más clásico que los anteriores, el dormitorio será nuestro refugio para alejarnos del mundanal ruido.